viernes, 14 de noviembre de 2014

10 hábitos que destruyen los dientes

Para las ciencias médicas una patología es un conjunto de síntomas y signos que hacen parte de un estado de menoscabo de la salud. Es decir que existen pequeños perjuicios que desencadenan con el tiempo una patología.

La misión de la Odontología Preventiva es interceptar esos pequeños hábitos; hacer foco en ellos y hechar luz sobre las consecuencias que pueden aparejar y las maneras de evitarlos. Por eso decimos que la PREVENCIÓN es el estado ideal de salud, ya que su camino no presenta incertidumbres tras cada esquina. Cambiando los hábitos más simples el estado de tu boca será ideal.




Estos son algunos de los hábitos más comunes que, con las condiciones adecuadas, desencadenan al tiempo patologías más importantes y de más difícil resolución:

1 - Uso de palillo dental. El palillo dental, como ya explicamos en notas anteriores, es un elemento nocivo para la higiene oral pues produce inflamaciones crónicas. Cómo resolverlo: El uso de hilo para eliminar alimentos interdentarios es lo adecuado.

2 - Comerse las uñas. Además de la ruptura y microfragmentación del esmalte dentario y las resinas, el contacto constante mano-boca, produce contaminación cruzada de dos zonas que poseen sus bacterias indígenas y bacterias agregadas. Ese hábito puede producir infecciones en ambas zonas. Cómo resolverlo: Es uno de los hábitos de más difícil resolución y suelen indicarse terapias conjuntas con especialistas médicos.

3 - Apretamiento dentario nocturno. El apretamiento, rechinamiento de los dientes o bruxismo, desencadenado por liberación de estrés en los músculos masticadores produce grandes lesiones en diversos sectores. Los dientes, las restauraciones, las encías, los huesos y las articulaciones, pueden verse afectadas y hasta llegar a complicaciones con gran dolor. Cómo resolverlo: Lo ideal es hacer un tratamiento conjunto, tratando las causas del estrés y protegiendo los tejidos con placas de descanso o miorrelajantes.

4 - Disolver aspirina en la boca. La aspirina es un potente ácido que puede, en algunas contadas ocasiones, causar una analgesia de grandes dolores disuelta sobre la pieza afectada. Sin embargo, produce por su misma acidez una necrosis de los tejidos circundantes con alteraciones celulares importantes. Cómo resolverlo: Consultar en forma preventiva, antes de que se disparen dolores espontáneos es lo más indicado.

5 - Fumar. Los componentes químicos (nicotina y alquitrán) y físicos (calor, contacto labial) producen alteraciones a nivel local y general. Pudiendo terminar en: ulceraciones, sangrado constante, mal aliento, dolores espontáneos, hemorragias por mala cicatrización, alteraciones inmunitarias y cancer oral. Cómo resolverlo: Se indican terapias para dejar el hábito (más de una vez un paciente que dejó de fumar tras tratamiento odontológicos que realicé, relató que pudo sentir la sensación de la boca saludable).

6 - Mordisqueo de labios y mejillas. Morderse los labios produce zonas de mayor densidad y sequedad que se descama y se suele lastimar frecuentemente. El mordisqueo de mejillas está asociado a piezas en mal posición, ausencia dentaria, diastemas o espacios, y a restauraciones que necesitan pulido o mantenimiento. Cómo resolverlo: Es importante comentarlo al odontólogo en la cita, para que de resolución a la patología.

7 - Aceptación al sangrado y mal aliento. En la consulta preventiva el odontólogo descubre signos a los que el paciente suele haberse acostumbrado. Lo cierto es que ni el sangrado, ni el mal aliento debieran ser cotidianos. Cómo resolverlo: Incorporarte a un plan de Prevención que te lleve por ese camino ideal de la salud oral.

8 - Cepillado sin técnica. El cepillado con técnica requiere esfuerzo el primer mes y medio. Generalmente nuestra voluntad flaquea en el camino y pasamos de la técnica de Bass de cepillado, que nos enseñan en el consultorio a la técnica personal que es repasar los dientes, lavar el cepillo y enjuagarnos. Dándole incluso más tiempo al enjuague bucal que al cepillado. Cómo resolverlo: En otras notas explicamos bien la técnica de higiene completa. Esta es una de las patas de la prevención.

9 - Masticación unilateral. La falta de piezas dentarias suele reducir las zonas activas para la masticación produciendo un exceso de fuerzas o haciendo que dientes que no están preparados para la masticación lo hagan. El deterioro dentario, la pérdida de restauraciones y los poblemas digestivos asociados son las principales patologías. Cómo resolverlo: Las etapas de Rehabilitación y Restauración se hacen necesarias antes de llegar a la prevención. Es decir, reponer lo que falta y, sanar y reparar lo que está enfermo.

10 - Automedicación. Es bien sabido a estas alturas, pero sin embargo, muchas veces algunos pacientes toman el antibiótico que alguna vez le recetaron por si acaso o porque sospecha una infección. La mala administración en dosis y tiempo produce dos problemas de más dificil resolución ncon el tiempo ya que enmascara procesos más profundos o altera la sintomatología, volviendo más difícil el diagnóstico. En segundo lugar, hace que las colonias bacterianas (en rasgos generales) no sean eliminadas correctamente volviendo más resistentes a las cepas sobrevivientes. Cómo resolverlo: Consulta a tiempo, una simple llamada puede evitar un problema mayor.


Mucho para recapacitar? :)
Dale, empezá a sonreír.

Dr. Alexis Cagnola, odontólogo.

Followers