martes, 24 de febrero de 2015

¿Hasta cuándo usar chupete?

¿Hasta qué edad debe un bebé usar chupete? 
¿Es conveniente? 
¿Puede el chupete deformar los dientes?




La odontología, como todas las áreas de la ciencia, se ve atravesada por cambios cada vez más veloces, lo que requiere una actualización continua en ciertos temas que, de otro modo, pasan a convertirse en mitos.

Hasta hace pocos años el uso del chupete era mal visto por la odontopediatría por asociarse con malformaciones. Sin embargo, en la práctica se hacía difícil lograr que un elemento tan útil psicoemocionalmente para el bebé (y sobre todo para sus padres) pudiera erradicarse.
Con los años se evidenció que no todos los niños que usaban chupete presentaban problemas de formación. Los últimos artículos publicados al respecto* hablan incluso de mayores ventajas que desventajas siempre que se use en tiempo y forma adecuados.

Las ventajas.

Además de que muchos niños utilizan el chupete para tranquilizarse, sobre todo en la época del destete o en ausencia de los padres, la pediatría clínica indica que su uso reduce la incidencia de muerte súbita del lactante y que es un analgésico muy eficaz en procesos dolorosos.

Otra gran ventaja radica en que el uso del chupete es mucho menos nocivo para los dientes y articulaciones temporomandibulares que la succión del pulgar u otros objetos que suelen suplantar al chupete una vez retirado.

El chupete produce malformaciones PERO reversibles

Sí, el uso del chupete produce una presión continua sobre los procesos maxilares en formación y, posteriormente, en los dientes. Esta fuerza ortodóncica produce inevitablemente el adelantamiento de los incisivos superiores y elevación del paladar en forma de cúpula, lo que, de mantenerse lleva a problemas sólo solucionables con brackets. Algunos factores como la predisposición genética, la fuerza de succión y el tiempo prolongado de uso diario determinan diferentes grados de patología.

Ahora bien, el factor esencial, es el tiempo de uso, ya que esas fuerzas serán contrarrestadas en los períodos en que no se use el chupete por los músculos de los labios y la lengua, haciendo que las estructuras vuelvan a la posición inicial.

Resumiendo: El uso por períodos no prolongados y el retiro del chupete antes de los tres años de edad generan fuerzas totalmente reversibles a los pocos meses de suspender su uso, haciendo que sea un elemento seguro con respecto a la formación de los maxilares.

Dr. Alexis Cagnola
MN: 36.159
http://www.laplataodontologia.com.ar
*[Soxman JA. Non-nutritive sucking with a pacifier: pros and cons.]

Followers